Aparecio a mediados de los años 90 y desde entonces su exito ha ido creciendo progresivamente. Se puede adherir el invernadero a una pared de piedra tochos (de la casa mismo) para aprovechar el calor acumulado durante el día que estos desprenden por la noche. En estos meses hay pocas horas de luz (11 horas en febrero y 12 en marzo ) y las temperaturas por la noche son aún bastante bajas (por debajo de los 10ºC). Octubre es un mes en el que los riegos no son abundantes si llueve, excepto en las regiones más cálidas.

Las semillas nacen pero crecen a un ritmo muy lento, y por tanto el riego debe ser muy moderado, respetando sobre todo que se seque la capa superior de tierra antes de volver a regar; si la planta acaba de nacer se debe ir con precaución para que la capa superior de tierra no permanezca más de un día seca. Sólo en unos pocos países te llevarías una pena dura como la cárcel por una cantidad tan pequeña.

Así, en el cultivo de exterior ya tenemos las primeras semillas que ya se han desarrollado mínimamente y ya miden un poco más de un palmo del suelo. Si deseamos un crecimiento elevado procuraremos que la tierra no permanezca más de un día seca, y controlando las necesidades de nitrógeno y oligoelementos. En el mes de junio, el calor se hace constante durante el día, con temperaturas mínimas superiores a los 10 grados. El fotoperiodo es de 15 horas de luz, 9 de oscuridad, el máximo que podemos alcanzar en la península.

Debemos vigilar que la tierra no se seque del todo, y que las macetas no se calienten demasiado tomando precauciones, como poner debajo de cada maceta un buen plato que acumule el agua sobrante, que hará de refrigerador de la http://www.lamarihuana.com/marihuana-10-beneficios-medicos-comprobados/ maceta. Las plantas empiezan a pedir más agua, pudiendo llegar a aceptar varios riegos al día (por la mañana, al mediodía y por la tarde). Para cultivo de interior, un método que se usa habitualmente es el de la hidroponía.

Es en el mes de agosto cuando se produce el último estiramiento de las plantas y empieza la floración, incrementándose el consumo de agua. Si todos los pistilos están blancos debemos asegurar que a la planta nunca le falte agua, cuando se seque la parte superior de la tierra regaremos, sobre todo las variedades sativas. Las índicas no requieren tanta agua para la floración, cuando los pistilos de los cogollos se vuelven marrones, lo notaremos porque la tierra tarda más en secarse. Las lluvias facilitan que se propague cualquier hongo por la planta, sobre todo en los cogollos.

Si la planta pide nitrógeno se proporciona, pero en dosis pequeñas, ya que los excesos de nitrógeno aumentan los ataques de botritys (moho gris). Las variedades índicas son más susceptibles a coger hongos en los cogollos, concretamente el moho gris, big bud auto el hongo que más afecta al cannabis. Esta cepa de cannabis es conocida en todo el mundo por ser una planta de marihuana afgana de gran calidad en la que se destacan los colores violados de sus hojas y cogollos que gozan de un gran atractivo visual.

En caso de que se planten semillas regulares (machos y hembras) debemos calcular que aproximadamente la mitad de plantas serán machos, se puede identificar el sexo de la planta ya que las hembras tienen dos pequeños pelillos blancos pistilos en los extremos de las ramas, donde saldrán los cogollos, y en los machos, semillas amnesia aparecen una pequeñas bolitas sin estos pelos característicos. Los mejores esquejes son los que parten de las ramas de la parte media del tronco. En este periodo la planta ingiere la humedad que necesita por las hojas, por lo que es bueno pulverizar agua para asegurarnos que el esqueje no se secará.

Esta genética es una planta procedente de la región del Hindu Kush, conocida por ser una de las regiones del mundo de dónde proceden muchas de las genéticas 100% indicas que se pueden encontrar a día de hoy en el mercado cannábico internacional. Las cepas de cannabis comprar semillas de marihuana feminizadas procedentes de esta zona montañosa que se encuentra entre Pakistán y Afganistán son plantas pequeñas, compactas, con grandes y anchas hojas de color verde oscuro. En nuestro manual de cultivo podrás leer un gran número de artículos muy interesantes.

Es una planta afgana al 100% cruzada con una Skunk, siendo una de las cepas de carácter índica con más renombre por sus portentosas cualidades como, gran potencia de planta índica, una buena vigorosidad vegetativa y una producción abundante de cogollos grandes y muy compactos. Durante su periodo de floración destaca por crear unas largas columnas de cogollos como piedras, recubiertos por una espesa capa de resina que baña todas sus flores las cuales son ideales para realizar extracciones de resina de gran calidad. Muchos son los breeders que han utilizado Mazar en sus cruces para la creación de nuevas genéticas de cannabis de gran potencia y rendimiento.

Cultivándola en exterior se puede esperar su cosecha para principios de Octubre con una producción de 600 gr/planta más según tamaño de planta cosechada y cuidados recibidos. Una excelente genética que nunca deja de sorprender a sus cultivadores por sus preciadas características, tanto por su potente efecto; con una potencia de cepa índica y devastadora a nivel físico que le acompaña una relajación de cuerpo y mente dejando a su consumidor en un estado contemplativo. Se trata de una planta mayormente indica con el crecimiento típico de estas genéticas siendo de porte pequeño, robusto y unas ramificaciones laterales que llegan a media altura y que actúan como satélites del cogollo principal.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Delicious
  • LinkedIn
  • StumbleUpon
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS