Para el desarrollo y el crecimiento de la marihuana, se requiere gran cantidad de luz. Tus plantas van a necesitar periodos de oscuridad total en los que no deben ser molestadas por ninguna luz procedente del exterior, ya que podría provocarles estrés y afectar a su salud y productividad. Sin embargo, por su baja potencia se suelen necesitar varias lámparas de este tipo e instalar un sistema para acercarlas y alejarlas de la planta.
También hay quién sostiene que, con mediciones de luz en la oscuridad, se puede observar que las plantas mismas también emiten partículas de luz y contribuyen así a su propio color. Crecimiento vegetativo: Durante esta etapa, la planta necesitará focos iluminación durante unas 18 horas.
Se encargan de reflejar hacia arriba la luz que sale de las bombillas, redirigiéndola para que recaiga directamente sobre las plantas, pero sin producir tanto calor. Si navegas por esta sección podrás encontrar bombillas de luz fría y de luz cálida de bajo consumo a precios muy competitivos, asequibles para todos los bolsillos.
Si empiezas a cultivar en setiembre, las plantas crecerán poco y florecerán rápido. Por su parte, el ministro de Salud aclaró que el Consejo Nacional de Estupefacientes (CNE) y el Ministerio de Salud serán quienes autoricen a las personas jurídicas naturales que cultiven, transformen y exporten el cannabis y sus derivados.
Si llegas a fase de floración con un ciclo corto de crecimiento y tienes plantas pequeñas, deberás ser cauto y tratarlas como recién trasplantadas en cuanto a niveles de iluminación se refiere. semillas de marihuana autoflorecientes que si no tienes experiencia en el cultivo de cannabis, empezar a cultivar en invierno es lo peor que puedes hacer.
La potencia más utilizada son las bombillas de 400 y 600 vatios con sus correspondientes balastros. Aunque también pueden usarse en crecimiento, no son aconsejables ya que las plantas pueden llegar a espigarse. Cuando tus plantas hayan brotado a la superficie y los cotiledones hayan soltado la cáscara de la semilla se abrirán para dar paso a la primera pareja de hojas verdaderas.
Es muy difícil convencer de que el consumo de cannabis no alivia el dolor a alguien que experimenta en primera persona que realmente sí lo hace. Ten en cuenta que este tipo de bombillas no son autosuficientes y que no puedes enchufarlas directamente a la corriente eléctrica sino que necesitan estar conectadas a un balastro para poder funcionar correctamente.
Hay dos formas de conseguir una iluminación menos intensa durante la fase vegetativa, a la vez que se ahorra electricidad, reducir la potencia de las lámparas y colocar las plantas más juntas para poder iluminarlas con menos lámparas. Es por ello que es mejor regar a medida que el sustrato vaya perdiendo bastante humedad, de esta forma mantendrás además el sustrato aireado y las raíces avanzarán fácilmente.
Tras estos días de adaptación, las plantas pueden ser trasladadas al exterior, preferiblemente a un invernadero para que el cambio no sea demasiado brusco, sobre todo por la diferencia de temperatura que puede variar mucho del interior y al exterior.