Semillas vs esquejes de marihuana. La característica de este tipo de planta es su pronta y automática floración, por lo que en los últimos tiempos se ha aprovechado esta característica para hacer el cruce con plantas de cánnabis de genética sativa e índica para así aumentar el rendimiento tanto en cantidad de THC como para aumentar considerablemente su producción.
Las plantas autoflorecientes se pueden cultivar tanto en exterior como en interior, hay bancos de semillas como donde su breeder Pato” (el cultivador) recomienda cultivar sus variedades de autoflorecientes en el exterior, aunque también lo podamos hacer en el interior.
En la preparatoria de seguro tuviste que germinar un poroto en un trocito de algodón, bueno esta técnica es básicamente lo mismo, cogemos un recipiente, idealmente un tupperware con tapita y hacemos una camita de algodón húmedo en donde acostaremos” las semillas, y la cubriremos con otra capa de algodon húmedo.
Su tamaño va a variar dependiendo de cuanto tiempo esté expuesta a los factores externos, por ejemplo, muchas de las semillas feminizadas cuanto más tiempo incidan en ellas la luz solar más tamaño podrá alcanzar, evitando siempre los malos factores meteorológicos las pla y enfermedades.
El propolix, sirve para proteger a nuestras plantas contra hongos, como el oidio y la brotritis que son devastadores en nuestros cultivos, hay que empezar a usarlo en cuánto podamos, con lo que la siguiente pulverizada que le peguemos será de éste producto.
Una vez transcurridas las doce horas en remojo, podemos pasar las semillas con mucho cuidado a un tupper donde previamente habremos colocado una servilleta de papel humedecida a modo de cama, y depositaremos las semillas encima, sin necesidad de cubrirlas con otra capa de papel húmedo.
Su papel, complementario al del pH (potencial de hidrogeniones), es primordial ya que permite cuantificar la presencia de diferentes elementos nutritivos, necesarios para el desarrollo de las plantas de marihuana durante cada una de las fases del cultivo, e influye directamente en la obtención de plantas sanas y vigorosas.
cultivar marihuana , alrededor del año 2007, comenzásemos nuestros primeros experimentos con semillas autoflorecientes, los criadores de ® comprendimos el inmenso potencial que encerraba la característica autofloreciente de estas pequeñas y rápidas plantas de cannabis.
33 – En interior, la ventilación es esencial: Dotemos el cultivo de un aire fresco y limpio Cuando ten terminado tu cuarto armario, pon en marcha todos los elementos necesarios (luz, extracción, intracción y ventilación) y permanece unos minutos en el habitáculo.
Uno de los pasajes más controvertidos de la lucha por la legalización de la marihuana tiene que ver con un enunciado de la Ley de Seguridad Ciudadana en su artículo 36, párrafo 18. En este artículo se expresa que sólo se sanciona el cultivo de cannabis en lugares visibles al público”.
Si el sustrato como te comento es bueno solo deberás preocuparte por las cantidades de riego, es decir; la planta desde un inicio que no tiene unas raíces muy grandes, esta planta beberá” poco de manera que si no hace mucho calor el nivel de humedad de la planta dentro de la maceta será alto con lo que deberemos de regar con menos cantidad que si la planta ya fuera grande, de esta manera hacemos que el ciclo de humedad y sequedad en la maceta sea más rápido y en consecuencia el estimulo de la raíz en busca de un sustento para alimentarse la hace crecer y expandir el sistema radicular haciendo que la planta crezca de una manera más rápida.